Ahorro y planificación financiera

Tengotucrédito. MADRID

Los precios de la vivienda han tocado fondo en España y no han sido pocos los inversores que, habiendo mantenido su demanda estancada con la finalidad de esperar al momento adecuado para comprar, están aprovechando el buen momento al que estamos asistiendo en los precios de la vivienda para invertir su capital.

Este despertar de la demanda lleva consigo un ligero incremento del precio en la vivienda, sobre todo en el mercado de segunda mano y según indican las estadísticas nacionales e internacionales, la revalorización del precio de la vivienda en España equivale ya casi al doble de la revalorización que los pisos están experimentando en la zona euro. 

Compañías como Merlin Properties, especializada en la compra de edificios con el fin de rentabilizar sus alquileres tienen en el punto de mira el potencial alcista de sus inversiones y sin embargo, si analizamos los distintos actores y sus objetivos, observamos que además de las inversiones realizadas por los grandes capitales existe la figura del inversor con ahorros, que pone su dinero en el mercado inmobiliario con la finalidad de conseguir una rentabilidad en torno a dos dígitos, e incluso el pequeño inversor sin ahorros que busca el asesoramiento de un experto financiero y pide un crédito hipotecario en un escenario de tipos de interés muy cercanos al cero.

 

Cómo extraer todo el partido a nuestros ahorros.

Planificar bien una inversión supone adaptarse a los objetivos del ahorrador y también conocer el comportamiento del producto en el que se está pensando invertir. Una vez fijado un objetivo y calculado el dinero necesario para la consecución del mismo, resulta determinante cuantificar la rentabilidad que podemos extraer de dicha inversión.

En este sentido, la figura del asesor financiero puede resultar muy interesante para el inversor, ya sea profesional o doméstico, porque estamos hablando de una persona experta en el comportamiento de los diferentes activos financieros.

El contexto económico, los marcos legales y el nivel de riesgo que podemos asumir también serán factores determinantes a la hora de conseguir nuestro objetivo, tanto si estamos pensando adquirir una vivienda como planificar nuestra jubilación.

Si hemos pensado comprar una vivienda, hemos de tener en cuenta el plazo de dicha inversión ya que si nos situamos ante un amplio horizonte temporal y teniendo en cuenta el actual contexto, quizá lo más interesante será hablar en términos de tipos de interés variables.

El factor fiscal nos hablará de la necesidad de obtener una rentabilidad superior a la inflación, el indicativo que en economía marca el aumento de los precios en bienes y servicios porque, en un momento dado, puede ser causa para la pérdida de poder adquisitivo del inversor.

Una buena estrategia planteada por un asesor financiero tendrá en cuenta los objetivos planteados por el inversor situados en un contexto determinado y contemplando los riesgos que supone dicha inversión dependiendo de la situación actual del inversor.