Crece el número de viviendas compradas por residentes de otras provincias

En la actual recuperación en el sector inmobiliario no son tan importantes las personas que adquieren una vivienda por primera vez. Para solucionar este problema, la llamada demanda de reposición (las personas que cambian su vivienda por otra mejor), no es suficiente, ya que no es ilimitada. De esta manera, las personas que optan por comprar una segunda vivienda, como destino vacacional o incluso como inversión, se suman al actual aumento en las compraventas.

El Ministerio de Fomento ha dado a conocer los datos de compraventas y podemos apreciar de qué comunidades autónomas son las personas que compran más viviendas en otras provincias en las que no residen, y cuáles son esas otras comunidades en las que compran.

De abril a septiembre de 2017 la compra de viviendas de residentes en otras provincias supusieron la décima parte del total de acuerdos; un aumento del 20% en los trimestres anteriores. Esto explica, sin duda, el protagonismo de las segundas residencias, pero lo más relevante es saber qué provincias atraen a este tipo de compradores. En términos absolutos y por este orden, Alicante, Málaga, Valencia, Madrid y Tarragona son las provincias que concentran la mayor cantidad de viviendas compradas por residentes de otros territorios.

En términos relativos, las 3 provincias en las que los residentes compran más casas son las provincias próximas a Madrid: Ávila, Segovia y Toledo, con un 35% de viviendas vendidas a personas de otras provincias. En Cantabria, la tercera parte de las viviendas compradas lo son por personas de Vizcaya, y en Tarragona, por la influencia de Barcelona.

Los que más compran fuera de su lugar de residencia son los habitantes de Madrid y Barcelona, calculando el número de compraventas por 1.000 habitantes. Es lógico, puesto que además de ser las zonas más pobladas, concentran las rentas más elevadas y el mercado inmobiliario es más dinámico. Vizcaya imita el modelo de Madrid y Barcelona por los mismos motivos.

Los madrileños adquirieron 2,6 viviendas por cada 1.000 habitantes fuera de la provincia, destacando Alicante, Toledo  Valencia como destinos favoritos, con más del 10% en todos los casos.

En el momento álgido de la burbuja inmobiliaria, los madrileños elegían como destino preferido para la compra de segunda vivienda Toledo y Guadalajara hasta en un 19% de ocasiones. En aquel entonces los expertos relacionaban este aumento con la imposibilidad de la población de comprar un piso en la capital debido a los altos precios; actualmente la finalidad cambia, y la compra está más relacionada con el disfrute del tiempo de ocio.

Teruel y Cuenca también destacan por el mismo motivo pero por ser provincias que registran un alto dinamismo económico. La decisión estaría más ligada a circunstancias laborales o a la búsqueda de oportunidades.

Sea como fuere, un 36,2% de hogares españoles cuenta con una segunda vivienda, según el Banco de España, tratándose de uno de los porcentajes más elevados de Europa.

Leave your comments

Comments

  • No comments found