Pronósticos sobre el mercado inmobiliario en 2018

Todos los estudios sobre la vivienda señalan que 2018 será mejor, tanto en términos específicos como generales, que el año que acabamos de abandonar, pero no debemos olvidar los riesgos asociados.

La Sociedad de Tasación ha presentado recientemente un informe que vaticina que los precios de las viviendas van a aumentar un 5,5%, las hipotecas en torno a un 9,5% de media, y las ventas avancen como promedio un 14,1%.

En este mismo informe sin embargo nos advierten que, si bien se han detectado algunos hechos concretos similares a los que se produjeron durante la burbuja inmobiliaria del pasado, no estaríamos en la antesala de tal situación.

Entre estos factores, el consejero delegado de Sociedad de Tasación comenta que muchas obras se han tenido que paralizar (aumentando los plazos de entrega), lo que produce un aumento de los precios de los inmuebles debido a la ausencia de profesionales cualificados en el sector de la construcción. Muchos de estos profesionales, o bien se han jubilado, o han cambiado de actividad tras la explosión de la burbuja inmobiliaria.

El aumento del precio de los materiales también es una circunstancia que influye en este sentido, no obstante, no es una circunstancia determinante a día de hoy.

Por otra parte, la paralización de planes urbanísticos por parte de gobiernos regionales y/o ayuntamientos provoca escasez de suelo para la promoción de nuevas viviendas, donde toda restricción de la oferta (allá donde haya demanda) acaba provocando una burbuja.

El CEO de Sociedad de Tasación asimismo apunta, con preocupación, la dificultad de los jóvenes para acceder al mercado inmobiliario y la falta de ayudas públicas en este sentido. No obstante, en muchas ocasiones durante el pasado ciclo alcista, las subvenciones acababan repercutiendo en el precio final de la vivienda. 

Respecto al mercado de alquiler, el informe de Sociedad de Tasación advierte sobre la volatilidad que existe debido a las elevadas rentabilidades por el alza en los precios, lo cual supone una burbuja efímera. El límite a los precios de los alquileres (imitando a algunas ciudades europeas) provoca que el mercado sea más estático e impide la movilidad laboral, empobreciendo España. Lo ideal es que cada propietario decida libremente el precio que desea poner, mientras que cumpla con la ley y pague sus impuestos.

Leave your comments

Comments