Plan de Vivienda 2018-2021

El Gobierno ha aprobado recientemente el Plan de Vivienda 2018 – 2021. Parte del texto incluye ayudas para la compra, alquiler y la rehabilitación de viviendas. El Ministro de Fomento ha comentado en rueda de prensa que “se trata de un plan que intenta satisfacer las necesidades reales y que está especialmente enfocado a los jóvenes, a los mayores y a los colectivos más desfavorecidos. Hemos incorporado más del 80% de las sugerencias que nos han realizado Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y representantes del sector”.

Este plan fue presentado por el Ministerio el pasado mes de mayo, pero su aprobación se ha retrasado varios meses. El nuevo Plan de Vivienda incluye algunas novedades que desgranamos a continuación, respecto al borrador previsto:

Fechas y plazos

Como ya se sabía, el paquete de ayudas tiene retroactividad desde el pasado 1 de enero. Los diferentes beneficiarios serán los jóvenes menores de 35 años y los mayores de 65 años, familias con condiciones especiales, desahuciados, organismos públicos, promotoras inmobiliarias, comunidades de vecinos y jóvenes menores de 35 años que quieran comprar una vivienda en el entorno rural. Las Comunidades Autónomas deben adherirse a este plan en un plazo de entre 2 y 3 meses, por lo que las primeras ayudas se podrán pedir a partir del mes de junio.

Cantidad de la inversión

Según el Ministerio de Fomento, 1.443 millones de euros se destinarán a este Plan de Vivienda y el reparto será como sigue: 350 millones en el presente año, 357 millones en 2019, 364 millones en 2020 y 372 millones en 2021. De esta manera, la nueva normativa contará con un 64% más de fondos que los presentados en el Plan de Vivienda Anterior.

 

Ayudas al alquiler para diferentes colectivos

Menores de 35 años. Las personas que estén en régimen de alquiler que ganen hasta 3 veces el IPREM y no sean propietarios de otra vivienda, pueden solicitar una ayuda de hasta el 50% del alquiler mensual, siempre y cuando este sea inferior a 600€. En Madrid y Barcelona, donde los alquileres son más elevados, dicho límite asciende hasta los 900€, pero la ayuda se reduce al 30% en el tramo entre los 601€ y los 900€. La condición indispensable es que la vivienda que se alquile sea la residencia habitual durante el período que dure la ayuda, es decir, hasta 3 años.

Mayores de 65 años. Las personas mayores de 65 años que estén jubiladas y sean inquilinos podrán favorecerse también de la misma ayuda que los menores de 35 años: hasta el 50% de la renta mensual. En este caso, las condiciones son que no tengan vivienda en propiedad en nuestro país, ganen una cantidad equivalente a 3 veces el IPREM y su patrimonio no supere los 100.000€.

Entre 35 y 65 años. En el caso del resto de personas comprendidas entre las edades de los 2 casos anteriores, se mantienen las condiciones sobre no tener una vivienda en propiedad y cuyos ingresos sean equivalentes hasta 3 veces el IPREM, pero el límite para la ayuda será del 40% del alquiler mensual siempre que éste sea menor a 600€. Y, como en el primer caso, las personas que sean inquilinos en Madrid y Barcelona, el límite ascenderá hasta los 900€ con una rebaja hasta el 30% en el tramo de los 601€ a los 900€.

Desahuciados. Las personas que sean desahuciadas, ya sean inquilinos o propietarios, podrán optar a una ayuda de hasta 400€ al mes para pagar la renta de un alquiler. Dichos alquileres serán inferiores a esta cantidad, lo que supone que durante el plazo de hasta 3 años podrán beneficiarse del 100% de esta ayuda.

Familias con características especiales. Las familias numerosas y las familias que tengan a su cargo a un miembro con una discapacidad de, por lo menos el 33%, podrán solicitar una ayuda de hasta 4 veces el IPREM. Y las familias numerosas especiales y las que tengan en su seno a un miembro con una discapacidad severa y que soliciten esta ayuda, recibirán una cantidad que  ascenderá hasta 5 veces el IPREM.

 

Ayudas a la compra: solo para jóvenes y en municipios rurales

En el caso de esta subvención, solo estará disponible para los jóvenes menores de 35 años que no tengan ningún otro inmueble en propiedad y que deseen adquirir una vivienda para que sea su vivienda habitual (con la condición de que esté ubicada en un municipio de menos de 5.000 habitantes y cuyo precio no supere los 100.000€). La ayuda, en este caso, será del 20% del importe del inmueble, con un límite de hasta 10.800€. Así mismo se mantiene el requisito de ingresos para la unidad familiar, que sigue siendo 3 veces el IPREM, 4 veces el IPREM para familias numerosas o con un miembro con discapacidad no inferior al 33% y 5 veces el IPREM para familias numerosas especiales o con miembros con una discapacidad severa.

 

Ayudas a la rehabilitación para bloques de viviendas, pisos y viviendas unifamiliares

Tanto las comunidades de vecinos de viviendas colectivas, como los propietarios de viviendas unifamiliares se verán beneficiados por estas subvenciones.

Estas subvenciones serán de 12.000€ para las viviendas unifamiliares, 8.000€ para el caso de pisos, y en el caso de bloques de viviendas, el límite será de hasta 8.000€ por vivienda, para las personas que quieran mejorar la eficiencia energética de la vivienda a través del recubrimiento térmico, la instalación de calefacción o refrigeración, la producción de agua caliente sanitaria, etc. o la mejora de la eficiencia energética de los existentes, además de la instalación de equipos que proporcionen energía renovable, así como sistemas de reducción de ruido.

Las características que tienen que tener los inmuebles de las personas que quieran solicitar esta subvención son que la vivienda sea anterior al año 1996, que sea hogar habitual del arrendatario o propietario y la presentación de los siguientes documentos: Informe de Evaluación del Edificio, ITE actualizada, proyecto a realizar y acuerdo de la comunidad de propietarios. Y respecto a los plazos en los que tienen que hacerse las actualizaciones son entre un año y año y medio desde la concesión de la licencia municipal.

 

El nuevo Plan de Vivienda no ha dejado indiferente a nadie. Tanto los partidos de la oposición como los expertos en el sector han criticado las medidas, sobre todo las destinadas al alquiler, mientras que no se incremente la oferta de viviendas para arrendar.

Perfil del comprador inmobiliario

En los últimos trimestres se ha experimentado un crecimiento económico sostenido, afectando a todos los sectores, entre ellos el inmobiliario. Este crecimiento conlleva que el número de acuerdos también aumente, siendo las de compraventa los que más repuntan.

Pero, ¿quién está impulsando las ventas del sector? La generación que comprende la edad entre los 35 y 50 años, conocida como Generación X, suponen entre el 40% y el 50% de los compradores que adquieren un inmueble. Los padres de los Millenials son los que, en mayor parte, están buscando comprar un inmueble por primera vez y en el que formar una familia. Con esta idea en mente, el inmueble que mejor se adapta a los planes de futuro de estos compradores y que tiene mayor demanda, son las viviendas de 3 habitaciones.

El siguiente grupo que mayoritariamente adquiere vivienda son los pertenecientes al Baby Boom, los padres de los miembros pertenecientes a la Generación X: compradores mayores de 45-50 años y que cuentan con cierta estabilidad laboral y económica, optan por destinar su dinero (sin necesidad de tanta financiación) a la compra de inmuebles como inversión o como segunda residencia en zonas, sobre todo, costeras. El tipo de inmuebles, en este caso, es más pequeño, pero si optan por ponerlo en alquiler, la rentabilidad que obtienen es considerable. Por otra parte, entre el 30% y el 35% de las viviendas que se compran, pertenecen al subgrupo de esta generación que adquiere una vivienda más grande o mejor situada. No necesitan financiación, ya que destinan el dinero de la vivienda anterior para la compra de la nueva.

Y por último estarían los Millenials, cuyas compras suponen entre un 20% y un 30% del total. Los bajos sueldos y unas pésimas capacidades financieras producen que lo que se supone que debería ser el grupo que más cantidad de viviendas comprase, se incline, sin más remedio, por el mercado de alquiler.

En conclusión, se observa un envejecimiento paulatino en la edad de los compradores debido a lo mencionado anteriormente: la restricción del crédito y el incremento de los precios. Debido al empeoramiento de las condiciones laborales, la generación millenial es la que mayor porcentaje de sus ingresos dedica a la hipoteca, estando por encima del 50%. Los jóvenes españoles se están quedando fuera del mercado inmobiliario en lo que respecta a la compra.

Crece el número de viviendas compradas por residentes de otras provincias

En la actual recuperación en el sector inmobiliario no son tan importantes las personas que adquieren una vivienda por primera vez. Para solucionar este problema, la llamada demanda de reposición (las personas que cambian su vivienda por otra mejor), no es suficiente, ya que no es ilimitada. De esta manera, las personas que optan por comprar una segunda vivienda, como destino vacacional o incluso como inversión, se suman al actual aumento en las compraventas.

El Ministerio de Fomento ha dado a conocer los datos de compraventas y podemos apreciar de qué comunidades autónomas son las personas que compran más viviendas en otras provincias en las que no residen, y cuáles son esas otras comunidades en las que compran.

De abril a septiembre de 2017 la compra de viviendas de residentes en otras provincias supusieron la décima parte del total de acuerdos; un aumento del 20% en los trimestres anteriores. Esto explica, sin duda, el protagonismo de las segundas residencias, pero lo más relevante es saber qué provincias atraen a este tipo de compradores. En términos absolutos y por este orden, Alicante, Málaga, Valencia, Madrid y Tarragona son las provincias que concentran la mayor cantidad de viviendas compradas por residentes de otros territorios.

En términos relativos, las 3 provincias en las que los residentes compran más casas son las provincias próximas a Madrid: Ávila, Segovia y Toledo, con un 35% de viviendas vendidas a personas de otras provincias. En Cantabria, la tercera parte de las viviendas compradas lo son por personas de Vizcaya, y en Tarragona, por la influencia de Barcelona.

Los que más compran fuera de su lugar de residencia son los habitantes de Madrid y Barcelona, calculando el número de compraventas por 1.000 habitantes. Es lógico, puesto que además de ser las zonas más pobladas, concentran las rentas más elevadas y el mercado inmobiliario es más dinámico. Vizcaya imita el modelo de Madrid y Barcelona por los mismos motivos.

Los madrileños adquirieron 2,6 viviendas por cada 1.000 habitantes fuera de la provincia, destacando Alicante, Toledo  Valencia como destinos favoritos, con más del 10% en todos los casos.

En el momento álgido de la burbuja inmobiliaria, los madrileños elegían como destino preferido para la compra de segunda vivienda Toledo y Guadalajara hasta en un 19% de ocasiones. En aquel entonces los expertos relacionaban este aumento con la imposibilidad de la población de comprar un piso en la capital debido a los altos precios; actualmente la finalidad cambia, y la compra está más relacionada con el disfrute del tiempo de ocio.

Teruel y Cuenca también destacan por el mismo motivo pero por ser provincias que registran un alto dinamismo económico. La decisión estaría más ligada a circunstancias laborales o a la búsqueda de oportunidades.

Sea como fuere, un 36,2% de hogares españoles cuenta con una segunda vivienda, según el Banco de España, tratándose de uno de los porcentajes más elevados de Europa.