Ventajas e inconvenientes de contratar una hipoteca a interés fijo.

Muchas personas interesadas en contratar una hipoteca se preguntan qué tipo de interés les puede interesar más para firmar ¿tipo fijo o tipo variable?

Después de contrastar ambas opciones, en TENGOTUCRÉDITO te ofrecemos una información personalizada y te avanzamos aquí cuáles son las principales ventajas e inconvenientes de contratar una hipoteca a interés fijo.

La ventaja que más seduce a los hipotecados que contratan una hipoteca a tipo de interés fijo, radica en que la cuota mensual se mantiene constante durante toda la vida del préstamo. Estamos por tanto ante un perfil de cliente que busca seguridad, aunque tenga que pagar un precio por ello.

 

Pero ¿cuánto más tendré que pagar? -se preguntan nuestros clientes.

En primer lugar debemos tener en cuenta el contexto actual de tipos de interés, porque nos encontramos con un Euribor todavía en mínimos históricos, que a Noviembre de 2018 se sitúa en el -0,148% y con unas previsiones de una subida de forma gradual y escalonada, según el Banco Central Europeo, hacia el medio plazo y el largo plazo.

En TENGOTUCRÉDITO entendemos que esta política económica se traduce en dinero, sobre todo cuando hablamos de elegir entre contratar un tipo de interés fijo o variable.

Suponiendo que tengamos contratada una hipoteca a 20 años, con un tipo de interés al 2,5 % TIN, en TENGOTUCRÉDITO hacemos cuentas comparando con una hipoteca contratada a tipo de interés variable, para saber cuánto dinero estarías pagando de más al mes si contratas el tipo fijo. Esta operación la realizamos también a la inversa, porque priorizamos la conveniencia de nuestros clientes en uno, u otro tipo de interés.

El resultado en este caso es que estamos pagando mucho más interés con una hipoteca contratada a interés fijo que si la hubiésemos contratado a interés variable. Todo depende en este caso de la macroeconomía y en concreto de la política económica expansiva que el Banco Central Europeo está aplicando en la eurozona.

 

¿Está relacionado el plazo de amortización con la personalidad del comprador?

En TENGOTUCRÉDITO sabemos que sí, porque muchos de nuestros clientes han preferido optar por la seguridad, sobre todo aquellos que no contemplan la compra de un inmueble como una inversión. Sin embargo, la mentalidad del inversor está llegando también a muchos de nuestros compradores, que han optado por adquirir un inmueble para alquilar y obtener rentabilidad, antes que invertir en un plan de pensiones.

De este modo y aunque pueda parecer una paradoja, hemos comprobado que nuestros clientes más previsores en el largo plazo prefieren asumir cierto nivel de riesgo, contratando una hipoteca a interés variable incluso cuando adquieren una vivienda para poner en alquiler.

Inversión en inmobiliario, riesgo y beneficios van de la mano. Muchos inversionistas han puesto su dinero en los mercados inmobiliarios porque la rentabilidad que ofrece un piso en alquiler llega a superar con creces, los márgenes de beneficios que ofrecen otros productos para la inversión. 

En TENGOTUCRÉDITO tenemos clientes con mentalidad de inversores, que solicitan asesoramiento financiero para pedir un crédito a la hora de comprar una vivienda a través de una hipoteca, en la que el tipo de interés no es lo de menos.

 

 

 

El mes de Julio reporta cifras récord en la firma de hipotecas

Según datos publicados por el INE, Instituto Nacional de Estadística, a fecha uno de Octubre de 2018, el número de hipotecas inscritas en los Registros de la Propiedad sobre viviendas ha sido de 29.287.

 

Estos datos suponen un aumento del 14, 6% en tasa interanual, siendo el mayor aumento registrado en la firma de hipotecas en un mes de julio desde 2.011. Sin embargo, si comparamos el dato con junio de 2018, hablamos de un 4,3% menos de hipotecas firmadas.

 

Las estadísticas también recogen un aumento del 2,1% del importe medio solicitado en términos interanuales, situándose en 125.120 euros, así como un aumento respecto al mes anterior, es decir, a junio de 2018, de un 1%.

 

Estamos ante la cifra más alta en siete años, con Madrid a la cabeza y 5.713 hipotecas concedidas, seguida de Andalucía con 5.382 y Cataluña con 5.120. 

 

En cuanto al importe del capital prestado, en total fueron 5.407, 3 millones de euros para hipotecas constituidas sobre fincas urbanas, lo que supone un aumento del 15,2% respecto a julio de 1017. Y un total de 3.664,4 millones prestados para viviendas, lo que significa un aumento del 17,0% respecto al mismo período del año anterior.

 

El tipo fijo frente al tipo variable

 

En cuanto al tipo de interés, se siguen firmando más hipotecas a tipo variable, en concreto, el 59,9% de las hipotecas constituidas sobre viviendas se han firmado a interés variable, mientras que el 40,1% lo han hecho a tipo fijo.

 

El tipo de interés medio para las hipotecas a variable constituidas sobre viviendas, ha sido del 2,59% con un plazo, también medio, de 24 años. Si hablamos del tipo fijo estamos en el 3,07% con plazos menores de cancelación.

 

Todos los analistas se preguntan hasta cuando este boom de hipotecas a tipo fijo, entre otras cosas, por el más que previsible cambio de rumbo de las necesidades bancarias ante sus resultados.

 

Decide cómo contratar tu hipoteca: tipo variable o tipo fijo

Averigua cómo se comportan los tipos fijo y variable antes de contratar una hipoteca

El tipo de interés en un préstamo hipotecario es el dinero que devuelves al banco, como contrapartida del capital que te han prestado; se representa en forma de un porcentaje y se aplica al total del dinero que la entidad financiera te ha dejado.

Cuando quieres comprar una casa, lo normal es que te fijes en la cuota que pagarás cada mes, aunque si quieres saber cuánto pagarás en cuanto a la totalidad de intereses, eso solo será posible con un tipo de interés fijo.

Los miles de euros entre una elección u otra te harán pensar, sin embargo, serán tus circunstancias las que determinen qué tipo de interés, simple o variable, te interesa más. El tipo de interés se recalcula en base al capital pendiente, ya sea en cada cuota, para el caso del tipo fijo, o bien de forma anual si hablamos de interés variable.

Cuando has pagado la primera cuota de tu préstamo, entra en juego el sistema de amortización. Son múltiples los métodos o sistemas de amortización, aunque será la entidad financiera la que proponga uno de ellos. En nuestro país se suele optar por el sistema francés que, basado en el sistema de cuotas constantes, prioriza la amortización de intereses al inicio de la vida del préstamo, dejando la amortización de capital para los últimos años.

 

¿Qué es una hipoteca a interés variable?

Si contratas una hipoteca a tipo variable, el interés de tu préstamo puede cambiar con el paso del tiempo, en concreto, la cuota cambiará en cada revisión, tanto al alza como a la baja. Para calcular el interés variable, se aplica el índice de referencia o porcentaje, más un diferencial. El índice más usado en España es el euríbor hipotecario, aunque existen otros, como los denostados IRPH de Cajas y las Hipotecas Multidivisas.

La principal ventaja de este tipo es que la cuota suele ser asequible en tanto que la hipoteca se puede alargar hasta 35 años.

Y su principal desventaja, radica en que la totalidad de intereses que vas a pagar es mayor, debido a la relación intrínseca entre intereses y la vida del préstamo o cantidad de años durante los que devuelves el dinero solicitado. Por otro lado, las cuotas suelen ser variables y sin embargo esta oscilación puede no ser agresiva, de hecho, lo normal es contar con un margen de oscilación asequible, relacionada con la cuota inicial.

 

¿Qué caracteriza al tipo fijo?

Cuando contratas un tipo fijo pagas los mismos intereses durante toda la vida del préstamo, eso es una ventaja, sin embargo, la vida del préstamo suele ser bastante más corta y la cuota mensual, más elevada, al igual que las comisiones de constitución y apertura.

Además, conviene recordar que la ley de compensación por riesgo permite incluir una comisión en este tipo de hipotecas.

Por tanto, cuando contrates una hipoteca piensa, además de los intereses totales y la cuota que pagarás, qué circunstancias concretas de cada tipo de préstamo prefieres, porque estos factores te ayudarán a elegir la hipoteca más indicada.