Ventajas de la nuda propiedad

Nuda propiedad, la opción más desconocida en la compraventa de viviendas.

Vende tu casa pero vive en ella hasta el final.

Existen varias fórmulas en las operaciones de compraventa, cual es la mejor dependerá de la situación determinada de cada persona. Aquellas personas que emplean la nuda propiedad para vender su inmueble podrán residir en la misma hasta el momento del fallecimiento; perdida la titularidad, solo se conserva el usufructo. Esta opción es muy interesante entre la tercera edad con bajas pensiones al poder conseguir liquidez conservando el hogar.

La nuda propiedad es una opción a explotar ya que en 2018 solo se realizaron 1.500 operaciones, esto se explica por el desconocimiento de la formula en cuestión, el arraigo a la propiedad y la protección hacia los descendientes, por esto último la mayor parte de estas operaciones se dan entre personas sin familiares directos.

Las ventajas que vienen acompañadas a la formula son realmente interesantes. En primer lugar, el vendedor se asegura un techo, ingresos extras, que pueden ser por doble partida, los producidos por la venta y además los que se puedan derivar del alquiler, ya que se conserva ese derecho pese al cambio  de titularidad.  El precio de venta siempre estará por debajo del mercado, algo que atraerá compradores. Lo primero es tasar el precio y a continuación calcular el valor del usufructo vitalicio en base a la edad del vendedor. El resultado será como máximo el 70€ del valor de tasación y como mínimo el 10%; esto se resta al valor de tasación.

A nivel tributario, el sujeto pasivo del IBI será quien disfruta del derecho de usufructo sobre la propiedad, pero esto puede ser pactado con el comprador para que este sea quien asume los gastos, y de la misma forma los derivados de la comunidad. El usufructuario solo está obligado a los gastos de suministro que el resto de gastos ordinarios pueden ser pactados para que el propietario se encargue de ellos.