Ventajas de la nuda propiedad

Nuda propiedad, la opción más desconocida en la compraventa de viviendas.

Vende tu casa pero vive en ella hasta el final.

Existen varias fórmulas en las operaciones de compraventa, cual es la mejor dependerá de la situación determinada de cada persona. Aquellas personas que emplean la nuda propiedad para vender su inmueble podrán residir en la misma hasta el momento del fallecimiento; perdida la titularidad, solo se conserva el usufructo. Esta opción es muy interesante entre la tercera edad con bajas pensiones al poder conseguir liquidez conservando el hogar.

La nuda propiedad es una opción a explotar ya que en 2018 solo se realizaron 1.500 operaciones, esto se explica por el desconocimiento de la formula en cuestión, el arraigo a la propiedad y la protección hacia los descendientes, por esto último la mayor parte de estas operaciones se dan entre personas sin familiares directos.

Las ventajas que vienen acompañadas a la formula son realmente interesantes. En primer lugar, el vendedor se asegura un techo, ingresos extras, que pueden ser por doble partida, los producidos por la venta y además los que se puedan derivar del alquiler, ya que se conserva ese derecho pese al cambio  de titularidad.  El precio de venta siempre estará por debajo del mercado, algo que atraerá compradores. Lo primero es tasar el precio y a continuación calcular el valor del usufructo vitalicio en base a la edad del vendedor. El resultado será como máximo el 70€ del valor de tasación y como mínimo el 10%; esto se resta al valor de tasación.

A nivel tributario, el sujeto pasivo del IBI será quien disfruta del derecho de usufructo sobre la propiedad, pero esto puede ser pactado con el comprador para que este sea quien asume los gastos, y de la misma forma los derivados de la comunidad. El usufructuario solo está obligado a los gastos de suministro que el resto de gastos ordinarios pueden ser pactados para que el propietario se encargue de ellos.

 

Los propietarios pagan un 6% menos por sus viviendas

Los propietarios pagan un 6% menos por sus viviendas que los arrendatarios

 En alquileres se pagan 535€/ mes de media mientras que en las hipotecas se tiende a desembolsar 505€.

Alquilar es un 6% más caro que tener una vivienda en propiedad algo que se prevé que irá en aumento ya que un 8% de los inquilinos apuesta por un incremento por parte de sus caseros en una media de 75€/mes, ya a un 13% se aumentó 53€ de media.

Según el informe Casaktua, el coste medio para un alquiler en estos momentos se sitúa en los  535 euros al mes, lo que representa una subida de un 14% respecto a 2018. Así observamos que pese a la leve subida de las hipotecas, pagar una vivienda en propiedad supone un 6% menos de gasto frente al alquiler; Madrid y Cataluña capitanean los precios del alquiler, mientras que en hipotecas las regiones más caras son Valencia y Málaga.

El informe, basado en 3.000 entrevistas a mayores de 25 años con una vivienda en propiedad o alquiler o que están buscando piso, confirma el incremento en los costes residenciales ha comenzado a influir en transacciones inmobiliarias.

Es por esto que los ciudadanos que tienen pensado mudarse a medio o corto plazo se encuentran en dificultades para encontrar los que cubra sus necesidades o se ven en dificultades para asumirlo. El aumento del precio en 8 puntos en el último año en alquiler es el mayor problema, y un 58% reconoce que es uno de los principales obstáculos.

Para una mayoría, el 72%, el precio sigue siendo el factor determinante para adquirir una vivienda; tras esto, la siguiente preocupación es la cuota hipotecaria estimada a pagar (39%).

Cerca del 88% de los encuestados piensa que los costes seguirán aumentando, es por esto que un 22% tiene intención de cambiar de vivienda, están repartido en un 15% en busca de un propiedad frente al 7% que buscará alquileres.

Según el informe, el 58% de los alquilados preferiría comprar, y si esto no sucede esta basado en la economía personal, principal impedimento para hacerse con una hipoteca. Más de la mitad opina que vivir en alquiler es "tirar el dinero" y que una vivienda en propiedad es la mejor herencia que se puede dejar a sus descendientes.

 

Imagenes: Pedro Luis Ruiz Rivas ©

 

 

Madrid, la capital europea donde es mas barato comprar.

Informe de Moody´s

El último informe de Moody's muestra que Madrid es la única gran capital europea donde menos subió el precio medio del ladrillo en relación a los sueldos.

Madrid es en estos momentos la única ciudad donde el precio de la vivienda aún está por debajo de lo que era en 2005, esto se refleja en el informe inmobiliario de la agencia de rating Moody´s, en ella se hace una comparativa de los precios del mercado en capitales Europeas desde mediados de la década pasada. La capital se presenta como única excepción, con las propiedades más asequibles que en 2005 pese a que la asequibilidad decrece desde 2015.

En 2007, la compra de una vivienda sin hipoteca en la capital española requería de 18 años de sueldo medio, cifra actual de la capital francesa. En 2015, tras la bajada en el suelo, en Madrid se requerían 12 años, algo que desde 2015 está empezando a subir.

Madrid, en comparación con otras grandes ciudades europeas, es más asequible que Amsterdam, en la cual se necesitan 22 años de sueldo medio, siendo la más cara de todas; Londres requiere de 18 años y medio, parís de 18, otras capitales como Fráncfort, Berlín o Dublín apenas superan a la capital española.

Conclusiones

Observando el análisis realizado por Moody´s, la diferencia de precios entre nuestra capital y el resto es debido a lo disparados que estaban la década pasada en comparación con ellas. Durante el 2007 la compra de viviendas en Madrid costaba más del doble en relación con los sueldos, mientras, en el resto de las capitales europeas se necesitaban menos de 10 para su adquisición.

Tan sólo Dublín, la capital que congrega a una cuarta parte de la población de Irlanda se observa una evolución de precios similar a la de Madrid.